Alopecia Y Tipos De Calvicie

Alopecia y tipos calvicie

En este artículo vamos a describir qué es la alopecia y sus tipos más frecuentes.

Describiremos cuáles son los síntomas que indican que podríamos tener alopecia.

Hablaremos de las posibles causas que la generan y de los factores que influyen en la pérdida de pelo.

Llevar a cabo un diagnóstico preciso y a tiempo de manera que podamos frenar la alopecia sería muy determinante. Así podríamos emplear un tratamiento anticaída para frenarla.

¿Qué es la alopecia o calvicie?

La alopecia o calvicie es una afección que se caracteriza por una pérdida parcial o general de la densidad del cabello, que puede ser localizada o generalizada, temporal o definitiva, y cuyo origen se debe a diferentes causas.

Conocer el tipo de alopecia que se tiene y cuál es su causa u origen, es el primer paso para poder iniciar el tratamiento más efectivo para frenarla y encontrar una solución a tiempo para cada caso.

Suele afectar a un mayor número de hombres que de mujeres, aunque es una enfermedad que se da en ambos géneros generando graves cambios en la autoestima e inseguridad de las mismas.

Cuando la pérdida de cabello supera los 100 pelos diarios, es cuando podemos hablar de alopecia, ya que las personas en condiciones normales pierden entre 50 y 90 cabellos al día. Además, dicha pérdida, puede que no sólo afecte a la cabeza sino también puede llegar a perjudicar a cejas, pestañas, axilas, barba e incluso genitales.

¿Cuáles son los síntomas?

Alopecia síntomas y causas

La caída de pelo puede pasarle a cualquier persona y a cualquier edad. Por eso es fundamental conocer cuáles son los síntomas que conducen a la caída del cabello para encontrar una solución y prevenir la alopecia.

Los síntomas de la pérdida de pelo dependen de distintos factores, pero fundamentalmente se asocia al estado de los folículos y del cuero cabelludo.

Los folículos pilosos son los responsables del crecimiento de los pelos, por lo que si no se encuentran en buen estado no producirán pelo provocando áreas despobladas.

Por ello, es muy importante detectar la caída de pelo y examinar regularmente la salud del cabello, para así prevenir a tiempo posibles problemas capilares.

A continuación enumeramos una serie de síntomas que nos permitirán conocer si estamos pediendo una cantidad de pelo fuera de lo normal:

-En hombres, la caída del pelo en el área de la frente, entradas, sienes, área superior de la cabeza y coronilla suele ser un síntoma determinante de alopecia androgenética.

-En mujeres, la debilidad del pelo en la zona superior de la cabeza a modo de clareo por baja densidad, suele ser un signo de la alopecia femenina. Normalmente, la alopecia en mujeres no provoca una calvicie completa como sí suele ocurrir en el caso de los hombres.

– Molestias en el cuero cabelludo que se presentan con enrojecimiento, picores y por áreas despobladas del mismo, pues podría tratarse de una dermatitis o de hongos.

-Observar a menudo muchos pelos en la almohada cuando nos levantamos, suele ser un síntoma de que la caída del cabello es mayor de lo normal.

-Pérdida en gran cantidad después de lavar, peinar o cepillar el pelo, indica una posible alopecia.

-Cuando tenemos mucha grasa o caspa en el cabello.

– Aparición de acné o vello facial en la fase menstrual.

– Alopecia con claros en barba o cejas.

– Caída de pelo siendo muy joven, en la adolescencia y antes de los 30 años.

Causas más frecuentes de la caída de pelo

Hay diferentes factores que influyen en la pérdida de cabello:

-Factores hereditarios relacionados con el envejecimiento, hacen que se pierda cabello por la edad tanto en hombres como en mujeres.

-Por exceso de hormona masculina afectando a mujeres y hombres. En los hombres afecta inicialmente al área frontal, entradas y coronilla, siguiendo el patrón de Hamilton.

En las mujeres afecta en la zona superior de la cabeza, siguiendo el patrón de Ludwig.

-El estrés físico o emocional puede provocar la caída de pelo en cuestión de pocos días, especialmente, tras un episodio de estrés importante, una infección grave y duradera o después de una cirugía mayor.

-Una dieta desequilibrada o alimentación inadecuada, no sólo son perjudiciales para la salud sino que pueden originar caída del cabello. En la mayoría de casos se debe al déficit de algunas vitaminas, nutrientes y minerales, como el hierro especialmente.

-Enfermedades como la diabetes, el hipotiroidismo o la anemia. Así como alguna enfermedad reumática, lupus y sífilis.

-Tratamientos antitumorales como la quimioterapia y radioterapia.

-Algunos medicamentos tales como anticoagulantes, anticonceptivos o antidepresivos.

-Durante el embarazo y el parto, suele ser habitual en mujeres que acaban de dar a luz que presenten pérdida de pelo.

-Peinados demasiado apretados que hagan estirarse el cabello de una manera no natural.

Tipos de alopecia

La alopecia puede ser congénita o adquirida. En la calvicie congénita los folículos pilosos se encuentran ausentes, o bien hay alteraciones en la estructura del cabello, como pelo escaso y frágil que se suele romper fácilmente. La alopecia adquirida puede ser cicatrizal y no cicatrizal. En las alopecias no cicatrizales los folículos permanecen, mientras que en las cicatrizales se pierden de manera definitiva.

La alopecia puede clasificarse en diferentes tipos según su origen y cómo se manifieste. La más frecuente es la alopecia androgénica, también conocida como calvicie común, responsable del 95 % de los casos, siendo más frecuente en hombres que en mujeres.

Otro tipo de calvicie es la alopecia areata, cuya particularidad principal es que la pérdida de pelo no es definitiva y se localiza en una zona concreta. La alopecia universal, es una extensión de la alopecia areata. La alopecia cicatricial, causada por la destrucción del folículo piloso, siendo irreversible.

Existen muchas otras clases de alopecia que tienen lugar en menor proporción y que suelen estar provocadas por causas genéticas y hereditarias, medicamentos, infecciones en la piel por hongos, virus o bacterias, agentes físico químicos, tratamiento antitumoral, traumatismos, deficiencias en la nutrición y algunas enfermedades de la piel como la dermatitis seborreica.

A continuación veremos con más detenimiento los tipos de alopecia que existen de manera más habitual y las causas que las provocan. Actualmente es uno de los problemas estéticos con más afectados a nivel mundial, influyendo psicológicamente, originando pérdida de autoestima, e incluso afectando en la vida laboral y personal.

Alopecia androgénica o calvicie común

La alopecia androgenética o androgénica, también llamada calvicie común, es la pérdida de cabello ocasionada por factores genéticos. Se trata de la alopecia más frecuente en nuestra sociedad, y que afecta generalmente a la mayoría de hombres, aunque también puede darse en mujeres.

Alopecia difusa

La alopecia difusa es la disminución progresiva y generalizada del pelo, pero que no llega a originar calvicie total. Suele afectarle tanto a hombres como a mujeres, y el cabello se pone lacio y sin vida, aportando una apariencia de escasez en la densidad del mismo.

Alopecia areata

Es una enfermedad capilar en la que el cabello se cae en determinadas áreas del cuerpo o la cabeza. Lo más llamativo de este tipo de calvicie es que la disminución del pelo tiene lugar en forma de parches redondeados. En la zona en cuestión se van manifestando claros parciales pudiendo llegar a provocar la pérdida total del pelo tanto en el cuero cabelludo como en otras partes del cuerpo.

Alopecia universal

Pertenece al grupo de la alopecia areata pero de un modo más agresivo, generándose una calvicie por a una enfermedad autoinmune que ataca a los folículos pilosos e imposibilita que pueda crearse cabello. Son los mismos anticuerpos del paciente los que atacan al folículo eliminándolo completamente.

Alopecia cicatricial

La alopecia cicatricial es una calvicie que se produce por la malformación, daño o destrucción de los folículos pilosos, los cuales son reemplazados por un tejido cicatricial permanente en el que ya no puede crecer cabello nuevo. Se trata de un tipo de alopecia no demasiado frecuente, ya que solo afecta a un reducido porcentaje de personas, tanto en hombres como en mujeres, siendo más común que se tenga lugar en adultos.

Alopecia frontal fibrosante

Es una alopecia cicatricial de tipo autoinmune, que afecta principalmente a la zona frontal del cuero cabelludo y puede también hacerlo a cejas, pestañas e incluso el ello de las extremidades. Es una enfermedad cada vez más frecuente y que la padecen en su mayor medida las mujeres.

Esta alopecia femenina en su mayoría, suele empezar con pérdida de pelo en las cejas y pérdida de pelo en forma de felpa que avanza hacia la zona de la coronilla.

Efluvio telegénico

El efluvio telegénico es una pérdida de cabello más fuerte de lo habitual, que se produce cuando un gran cantidad de folículos pilosos agilizan su evolución y pasan de la fase anágena de crecimiento a la telógena de desprendimiento, perdiendo cabello de manera prematura. Esta caída no es masiva pero sí es lenta y tiene lugar de forma progresiva, causando una alopecia difusa que suele ser transitoria.

Alopecia por tracción

La alopecia por tracción es una clase de calvicie especial que no se produce ni por causa genética ni por factores psicológicos. Se produce por la tracción, es decir, un comportamiento inducido y que no resulta natural en nuestro cabello.

Esta tracción provoca la rotura y el curvado de los pelos, y suele deberse al uso de algunos peinados como trenzas, colas de caballo y moños demasiado apretados.

¿Por qué es bueno hacer un diagnostico?

Se recomienda a los pacientes que presenten alguno de los síntomas anteriormente mencionados, que se realicen un examen para diagnosticar la causa de la caída del pelo y así detectar a tiempo el problema y prevenir con el tratamiento más adecuado.

Para el diagnostico de la alopecia se realizarán una serie de pruebas basadas en el historial clínico del paciente, en algunos casos, una analítica para encontrar alguna alteración responsable de la caída de pelo, y recurriendo en episodios muy concretos, a hacer una biopsia del cuero cabelludo.

¿Qué tratamientos se pueden hacer para frenar la caída de pelo?

Cuando la pérdida del cabello no es severa, no es necesario que hagamos ningún tratamiento pues el pelo volverá a crecer al cabo de unos meses.

Para casos de alopecia más graves y evidentes, los tratamientos más empleados son la aplicación de ciertos medicamentos como el Minoxidil o el Finasteride, la mesoterapia con PRP capilar o bien, si el estado de la pérdida de pelo es más avanzado e irreversible, la alternativa para solucionar el problema sería el injerto capilar.

Artículo escrito por:

Doctor Eduardo G. Lattanzio

Licenciado en Medicina y Cirugía

Director médico Mundo Clínica