El trasplante capilar en Mundo Clínica Málaga incluye los siguientes servicios:

– Implante de pelo mediante la técnica FUE en nuestra clínica en Málaga, hasta el máximo que se le pueda extraer en una sola sesión.

– Consulta y valoración de nuestros médicos expertos.

– Anestesia local.

– Ropa especial para la intervención.

– Controles y revisiones postoperatorias.

Ventajas del implante de pelo

– Todos los procedimientos con anestesia local

– Impacto mínimo en el cuero cabelludo y sin cicatrices

– Mayor densidad y aspecto natural por la sensación de volumen

– Plazo de recuperación muy corto y de inactividad reducida (pérdida de uno o dos días laborables y una semana sin practicar deporte)

– Camuflaje de cicatrices, quemaduras y marcas de trasplantes anteriores

Trasplante capilar en Mundo Clínica Málaga

El injerto capilar con el método FUE facilita un aspecto natural, gracias a que se implanta el propio cabello del paciente, creciendo de forma normal y sin que se produzca rechazo. Con el transcurso de los años y gracias al desarrollo tecnológico, el trasplante de pelo ha pasado a adquirir un nivel de confianza más elevado y contrastado a nivel mundial, convirtiéndose en una intervención muy común y solicitada en nuestra clínica en España.

En Mundo Clínica aplicamos los últimos tratamientos capilares siempre con las máximas medidas de seguridad y buscando ofrecer los mejores resultados y beneficios para nuestros pacientes.

Además, al aplicarse anestesia local, no se siente ningún dolor, con lo que las facilidades de hacerse una operación de este tipo, son incomparables a cualquier otra técnica.

Todas las intervenciones son realizadas por nuestros médicos cirujanos, junto con su equipo de enfermeros y auxiliares de clínica. Ofrecemos un exhaustivo seguimiento postoperatorio sin ningún coste adicional, y entregamos un informe que garantiza las unidades foliculares reales que se han implantado, permitiéndonos ofrecer las máximas garantías de seguridad a nuestros pacientes durante todo el tratamiento.

El injerto de pelo paso a paso

El injerto de pelo comienza con el diseño de la linea frontal del cabello donde el medico y el paciente definen cuál era el forma original previa a la pérdida. Así se traza con un marcador especial para que funcione de guía a lo largo de la intervención, de acuerdo con el deseo del paciente y la supervisión de nuestro doctor. A continuación se realiza el corte de pelo que permitirá el trabajo del cirujano.

Para realizar un estudio previo, nuestros pacientes suelen traer fotografías que muestran al paciente en el pasado antes de su perdida, lo que facilita el trabajo del médico y cumple las expectativas del paciente tras el implante capilar.

Es en este momento cuando se extrae la sangre del paciente para preparar el PRP o plasma rico en plaquetas que se empleará para mantener y conservar las propiedades de los folículos pilosos extraídos hasta el momento de injertar, y que luego ya implantados orogina que los tejidos se regeneren gracias al mismo. Se trata de un fluido originado por el organismo del propio paciente con múltiples ventajas en la regeneración de tejidos y rejuvenecimiento de la piel tras la operación.

A continuación, el paciente se pone cómodo en la camilla y comienza la fase de anestesia en la parte posterior de la cabeza, o área donante. La anestesia local facilita que el paciente se encuentre totalmente consciente y relajado en todo momento, permitiendo la extracción de los grafts que posteriormente serán implantados en la zona receptora.

Una vez se han retirado, seleccionado y contabilizado los folículos o grafts (unidades foliculares de 1, 2, 3 y hasta incluso 4 cabellos) a trasplantar en los recipientes de conservación, se anestesia la zona receptora, para realizar las incisiones donde los folículos extraídos serán alojados de manera definitiva.

Una sola sesión puede durar una media de 6 a 10 horas, donde nuestro equipo medico está capacitado para injertar hasta 3.000 unidades foliculares, o lo que es lo mismo, la colocación de aproximadamente 6.500 pelos, que proporcionarán una densidad totalmente natural.

La técnica FUE, posee numerosas ventajas, ya que es indolora, sin emplear bisturís ni suturas, y por si fuera poco, no deja cicatrices.

Valoración capilar gratuita

Mándenos sus imágenes para que le realicemos una valoración del estado de su cabello gratis:

Ventajas de la técnica FUE en el implante de pelo 

La técnica FUE es la mejor y más empleada alternativa de operación de injertos capilares por los siguientes motivos:

Se trata de uno de los métodos de injerto más seguro y garantizado mundialmente. Y es que el 90% de los pelos crece en un período de entre 6 a 10 meses tras la intervención, confiriendo una apariencia muy natural, y logrando el resultado final a los 12 meses.

No deja cicatrices gracias al empleo del material quirúrgico de última tecnología y la gran experiencia de nuestro equipo médico.

Se lleva a cabo con anestesia local, bajo la supervisión del doctor para así evitar al máximo el dolor que pudiera tener lugar por la elevada sensibilidad de la cabeza.

Con nuestro equipo médico se pueden extraer hasta 3.000 unidades foliculares en una sola sesión, permitiendo cubrir una zona con más garantías que con otros métodos.

Evolución del cabello tras el trasplante de pelo

Los primeros días tras el trasplante de pelo, sentiremos una pequeña inflamación en la zona receptora, que irá desapareciendo progresivamente.

La rojez en la zona receptora o implantada, suele desaparecer a los 10 días, aunque no debemos de preocuparnos si se prolonga un poco más, pues la recuperación en cada persona es distinta.

Es aproximadamente a la tercera semana, cuando comencemos a apreciar la caída del cabello implantado. El pelo entra en una fase de reposo o telogena, regenerándose de nuevo poco a poco hasta lograr de nuevo todo el cabello injertado.

Una vez pasada esta fase y durante las siguientes semanas veremos día a día cómo crecen nuevos pelos que van poblando nuestra cabeza, y poco a poco van tapando todas las zonas injertadas. Esta evolución puede variar entre pacientes pero la media suele ser de tres meses y medio.

El nuevo cabello emergerá mas delgado y claro, pero saludable, y es sólo cuestión de tiempo que comience a espesar y a tomar el color del pelo que ya se tiene.

Sobre el quinto y el sexto mes, veremos un nuevo crecimiento importante, donde el pelo será ya de unos cinco a siete cm de largo y el eje del cabello comenzará a ser más grande.

Entre el séptimo y el décimo mes, será el momento en el que observemos una evolución mayor desde que nos hicimos la operación, pues el pelo será más grueso y largo.

El resultado final lo veremos alcanzado un año desde que nos lo hicimos, aunque hay personas que siguen notando mejoras incluso pasado ese tiempo. Este pelo ya será para siempre y podremos peinarlo y tratarlo como si siempre lo hubiéramos tenido.

Implantes capilares para cubrir cicatrices

Existen cicatrices que dejan marcas importantes en zonas cubiertas de pelo, y suelen resultar muy visibles. Por este motivo, tenemos pacientes a los que le realizamos el implante capilar sobre el tejido cicatricial o sobre quemaduras.

Se lleva a cabo mediante técnicas FUE, pero siempre hay que establecer si puede o no hacerse en función del grado de afectación que tenga el área a repoblar.

Primero evaluamos la clase de cicatriz para analizar la elasticidad del tejido, localización, extensión y vascularización de la zona receptora donde realizamos el injerto. No es igual una cicatriz procedente de una cirugía que se ha planificado con antelación, en la que se ha reducido al máximo la sutura, que las originadas por traumatismos o de manera accidental.

De cualquier forma, las expectativas de poder llevar a cabo un trasplante capilar sobre una cicatriz son siempre menores que en una piel que esté sana, por lo que es estrictamente necesario un estudio previo muy exhaustivo.

Para poder tapar correctamente una cicatriz en el cuero cabelludo a veces es necesario realizar dos sesiones. La zona cicatrizada tiene menos vascularización por lo que las incisiones para los injertos deben realizarse con más separación, para no lesionar el tejido. La segunda sesión se hace pasado el año desde la primera, para poder proporcionar al área concreta la densidad que le corresponda.

Además, hay que señalar que para cubrir cicatrices es necesario hacerlo sobre pacientes adultos, porque en el caso de los niños los tejidos se encuentran aún sujetos a una posible evolución posterior como parte de su desarollo.